Los salvadoreños hemos perdido la capacidad de sorpresa, pero de vez en cuando algo nos saca del letargo, de los partidos de fútbol o de la novela diaria. La noticia del día es que Mauricio Funes, expresidente salvadoreño, investigado por enriquecimiento ilícito, mientras se encontraba en Nicaragua trabajando, decidió residir en Nicaragua porque es víctima, según él, de una persecución política. Estas son las posibles reacciones de muchos salvadoreños este día al enterarse.

1 Incredulidad

uno

Tardás en creerte el cinismo, sobre todo después de haber tuiteado tanto que no era cierto lo del asilo.

2 Risa

dos

Ya sabés que este tipo de cosas pasan en nuestras narices y aparentemente no hay nada que podamos hacer, porque nos seguimos dejando.

3 Vergüenza

tres

 

Pena ajena. Y propia. Pena en general.

4 Tristeza

cuatro

Inevitablemente te sentirás miserable porque todos los que llegan a cargos de elección popular son iguales.

5 Depresión

cinco

El punto anterior, pero agravado.

6 Rabia

seis

 

Te enojás, pero te reclamás a vos mismo por creer en gente que solo busca poder.

7 Apatía

siete

O, podés ser de la gente a la que ya no le extraña este tipo de cosas y simplemente le importa un rábano.

8 Sorpresa

ocho

Impactado. Y de mala forma.

9  Asco

nueve

Sentís asco y te dan ganas de fundar tu propia república y alejarte de este rincón.

10  Confusión

diez

No lo podés creer. Revisás toda la información posible. No sabés lo que estás leyendo.

11 Puteada

once

La más evidente. Puteás. Puteás al político actual, al que estuvo antes, al que vendrá después, pero sobre todo, te puteás a vos mismo porque al final seguís votando y alimentando el mismo sistema corrupto y enfermo.

 

Anuncios